• Lunes a viernes 7:00 am 4:30 pm
  • info@amb.gov.co

Así se vivió la siembra masiva de árboles en la ciudad

 

Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL

Así se vivió la siembra masiva de árboles en la ciudad La siembra masiva fue impulsada por la Fundación Piensa Verde, que desde Medellín y Bogotá lideró toda la logística en toda Colombia y en por lo menos 5 países de Latinoamérica.

(Foto: Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL)

Cerca de 1.500 árboles se sembraron ayer en el área metropolitana de Bucaramanga, en el marco de la convocatoria mundial hecha por la Fundación Piensa Verde, que buscaba plantar un millón de estas especies en el país y en otros 4 países latinoamericanos.

El acto simbólico se dio como consecuencia del ‘boom’ que han causado las predicciones asociadas al calendario maya, que según algunas interpretaciones revela que el fin del mundo es hoy, 21 de diciembre de 2012.

Por esta razón, la campaña ecológica se promovió bajo el lema “sembremos por un deseo, aunque el mundo se acaba mañana (hoy)”.

Una de las entidades que participó en dicha actividad fue el Área Metropolitana de Bucaramanga, que con el apoyo del Alcalde de la ciudad, Luis Francisco Bohórquez, sembró 400 árboles de la especie guayacán en el Parque de la Vida, en el barrio Campo Hermoso, haciendo un llamado profundo a “la conservación de la naturaleza”.

Allí se hicieron actividades lúdicas y recreativas, en donde se contó con la presencia del despacho de la Gestora Social, la Policía Ambiental, las empresas de transporte urbano, la concesión ZMB
y la Caja de compensación Comfenalco.

Tampoco se quedó atrás en esta celebración la Corporación Autónoma para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, que con su director Arley Anaya a la cabeza logró sembrar más de mil árboles en la Ciudadela Nuevo Girón.

La entidad convocó a niños y adultos de este sector para la jornada ambiental, les recordó la importancia de cuidar estas especies que fueron plantadas y destacó la necesidad de seguir trabajando en la conservación de la naturaleza.

Publicada por

JUAN CARLOS CHÍO

 

Compartir: